Entrevista de la Semana: Leo Csome

Es un personaje de aquellos. Muchos lo aman, otros lo detestan, pero su innegable carisma lo ha convertido en una de las caras más conocidas del poker argentino.

Con muchos años de poker encima, Leandro “Peluca” Csome ha encontrado en 2010 los resultados consistentes que antes no lograba. ¿Maduración, evolución? Ni siquiera él tiene la respuesta pero la realidad es que su nivel ha subido.

Hoy, luego de obtener un meritorio segundo lugar en la 11° fecha del Conrad Poker Tour, Peluca se prestó a una amena charla con CodigoPoker.com.

CP:- Empecemos por lo primero. Contame de la experiencia en el Conrad.
LC:- Después del torneo de Mar del Plata arregle con una persona para jugar varios torneos de hasta 1000 dólares. Y aunque tenía la plata para el buy-in, la verdad que al Conrad nunca me dio para ir. Me daba no se qué gastar tanta plata, es un lugar caro, muchos gastos. Pero pasó que Ricardo de Benedicto y el “Pollo” me invitaron a ir con ellos en auto y a su habitación en el Conrad, y como iba a tener pocos gastos decidí ir.

CP:- ¿Cuáles eran las expectativas?
LC:- No muchas, porque iba a jugarlo bien de atrás, sin recompras. Me fui a tirar un lance y me salió bien. Pero pude haber salido rápido. En la ciega de 400-800 me quedé en 2500 fichas y me jugué sin ver en utg. La poca fe que me tenían que me pagaron 5, ¡Y metí nuts con 7-8!

CP:- ¿Cómo jugaste en todo el torneo?
LC:- Ahí empecé a jugar bastante tight hasta la mesa final, donde fui recontra sick. Robé como loco. El tema es que (Eduardo) Santi ligó como loco. Así llegamos al HU y con A-K no le pude quebrar el par de 3s.

CP:- ¿Alguna anécdota que recuerdes del torneo?
LC:- Después de esa mano tremenda que me salvé, me cambian de mesa y encuentro una moneda de 5 centavos argentinos. La agarro y le digo al jugador que tenía al lado: ‘Esta moneda me va a hacer millonario’.

CP:- Más allá de Santi, la mesa final estaba difícil. Tenías a Cocomiel y a otros veteranos.
LC:- La verdad es que estaba más allá del bien y del mal. Por más que Diego (Arbuello, terminó 5°) y Román (Suárez, terminó 12°) sean AMIGOS míos, en la mesa estamos todos trabajando y tuve suerte que contra ellos siempre tuve posición y ellos estaban shorts. En sí pude apretarlos bastante y a Coco me costó sacarlo. Tres all-in le pagué, siempre arriba yo, hasta que lo saqué.

CP:- Explicame algo, ¿Cómo es eso de que el poker para vos es un laburo?
LC:- Si, es que vivo de esto y ya no lo tomo como un juego. Es más, siempre digo que dejó de gustarme. Sólo le encuentro motivación a los torneos. La gente siempre lo malinterpreta, pero es una realidad. Por ejemplo: Estamos con mis amigos y me dicen, juguemos al poker. Yo me quiero matarrrrr, ¡Trae las cartas de truco!

El tema es que al estar todos los días con las cartitas, después de tantos años se pierde un poco el gusto. Por ahí si me gustaba cuando nos juntábamos en lo de Gastón (Catzman) y hacíamos una mesa con Rodo (Galán) y algunos otros. Ahí si estaba bueno jugar. Pero también tenía su contra, porque no da para jugar por plata con amigos.

Ir a sentarme en el barco a esperar una mano, eso hace que el poker pierda todo el sentido lúdico. Y por eso es que digo que mucho no me gusta jugar, pero tengo una adicción. Porque si pasan dos días sin jugar siento que me falta algo.

CP:-Ahora, ¿Adicto en el buen sentido, de una pasión o adicto que podrías perderte toda la plata sin miramientos?
LC:- Naaaaaa… si no no podría haber hecho lo que logré después de tantos años. Y eso que no siempre me fue recontra bien. Quizás estaría mejor decir adicto a la pasión del poker. O decir que soy adicto a la necesidad de practicar el poker.

CP:- O sea que sos adicto pero conoces tus limites, sabés cuándo parar…
LC:- Muchas veces se me complicó. Pero yo no timbeo más con el poker. Siempre la tuve que remar de abajo. Si esto del Conrad me hubiese pasado en un principio, hubiese sido todo un poco más fácil.

CP:- A ver si entiendo. Sos adicto y timbero, pero tu adicción es buena y ya no timbeas más.
LC:- El tema es así. Muchos han desbarrancado, es la realidad. Uno que no estudia si se puede desbarrancar, les ha pasado a muchos. Porque para muchos el poker es una timba. Pero cuando lo empezás a estudiar ya deja de ser así. A mucha gente le gusta jugar al poker como un juego

CP:- Pero digamos… ¿En ese camino de la timba al estudio, no podes desbarrancar antes de llegar a ganar?
LC:- Si, claro que sí. Pero porque estas timbeando, no practicando ni ejerciendo. Mucha gente lo toma como un juego y no está mal. Yo por lo menos ahora no me puedo quedar en la calle empomado, porque me compré la casa.

CP:- ¿Crees que va a llegar el día en el que el poker tenga solo jugadores de poker, o siempre va a mantener un equilibrio entre timberos y pokeros?
LC- Siempre me hago la misma pregunta: ‘¿Hasta cuándo?’. Sólo espero poder ganar lo suficiente antes, para que después pueda dejar de tomarlo como un trabajo y poder disfrutarlo. Muchas veces cuando viene la mala racha, me pregunto si ya todos empezaron a aprender y se hace tan difícil.

CP:- ¿Té gustaría hacer alguna otra cosa en el futuro? ¿O te ves jugando poker a los 90?
LC:- No creo que llegue a los 90 (risas), peroooooooooooooo… siempre me veo ahí, dentro de una mesa. Es inevitable, es más, conozco muchas personas mayores que viven de esto y yo los tengo como mis ídolos.

CP:- ¿Incluso a pesar de no poder disfrutarlo? ¿Vas a seguir sufriendo con el poker toda la vida?
LC:- No es tan así, que no lo disfrute no es que sufra, ni que lo odie. Te quiero hacer una comparación como para que lo entiendas. Una noche estaba jugando en Internet con Damián (Salas) y él ganó un torneo de 45k, mientras estaba jugando otro de $3.30 con recompra, con un cobro al primero de 8K.

Yo entonces le pregunto qué estaba haciendo jugando todavía, por qué no se iba a festejar con su mujer y a dormir. Y él me dijo que simplemente le gustaba jugar. Yo en ese momento, imaginate con que me hubiese jugado en el torneo de $3.30; rango de 7-2 en adelante. Pero a eso quería llegar, yo después de eso no tengo ganas de seguir jugando. Pero no es que lo odio o lo sufro al poker, sino que no lo disfruto tanto como otros.

Por eso Damián para mí es uno de los mejores de argentina y para mí el mejor del mundo. Pero no por juego, sino por esas otras cosas que lo hacen grande.

Pelu no disfruta el poker como otros, porque lo considera un trabajo. Pero quiere jugar toda la vida. (Foto: Carlos Monti)

CP:- Además de Damián, ¿Hay algún otro grande en Argentina?
LC:- ¡Leo (Fernández) me tiene de NIETO! Pero creo que Nacho (Barbero) está a un nivel increíble. Chiqui (Sobrino) mismo es un laburador como otros tantos y yo creo que está en lo más alto de Argentina, aunque la gente no lo sepa.

CP:- ¿Ves alguien con potencial para llegar a ese lugar?
LC:- Román (Suárez) tiene una estrella adentro y lo demostró en todas las canchas. Chiqui para mi es un laburador como pocos y estudioso del tema. Si se le alinearan un poco los planetas creo que pasaría a ser un grande. Pero eso te lo puedo decir porque lo vivo de cerca, pero también hay muchos y muy buenos, pero no me gustaría enumerar y olvidarme de algunos.

CP:- Hablando de alinear los planetas y de tener una estrella adentro… ¿Qué hace falta para ser una estrella de poker? ¿Cómo se hace para salir de la media y destacarse?
LC:- Primero ser un estudioso y un practicante del tema. Hasta Maradona tenía que practicar y entrenar. Y lo mismo acá. Si no se estudia y no se practica, es difícil que lo logres. Después cada uno tiene sus cosas. Yo soy muy carismático y me destaco más que nada por ahí.

CP:- ¿Cuánto estudias y practicas vos para ser una estrella?
LC:- Todo el día, todos los días. Convivo con esto, es inevitable. Convivo con gente del poker todos los días, con Chiqui, Rodo, Damián, Diego (Butteri) y con muchos más.

CP:- ¿Y cómo manejas eso con tu vida personal, tu familia?
LC:- Caro es de 10, me banca a muerte. La ventaja es que ella vivió conmigo todo esto desde el principio. Creo que sería muy difícil explicarle a una persona como es esta vida, los viajes, las trasnochadas.

CP:- ¿Qué otras cosas haces en los pocos momentos que no jugas poker?
LC:- Estoy con mi familia y me gusta mucho ir al cine. ¡A veces me voy solo al cine! ¡Y me miro más de una peli! Soy adicto a todo lo que hago. Me gusta mucho también estar con mis amigos, que también lo hago en exceso. Asados, asados, asados y más asados. Desde que llegué de Punta del Este no paré un día. Damián me dijo hace poco, ‘Para de festejar bolita’. Pero esas son las cosas que más me gustan del poker.

CP:- ¿Qué otras cosas te gustan del poker?
LC:- También es muy bueno ser alguien en la vida ¿no? En lo que sea que uno se dedique. Me encanta ir al casino y estar una hora saludando, que la gente me aprecie. Eso está muy bueno. También habrá otros que me odiarán, pero es imposible que te quieran todos.

CP:- Parece que te importa bastante lo que piense «la gente»…
LC:- Y si, porque yo me debo mucho a la gente. Yo soy muy popular más por la gente que por mis logros. Y como siempre digo, no es que esté jugando mejor ahora. Soy el mismo de la semana pasada solo que ahora se me dio. Este año ha sido muy bueno en lo que refiere al poker, aunque no tanto en lo económico. Mati Armendano, el director de Madero, se muere de risa cada vez que meto mesa final, porque hay cola para cobrar. Y no porque deba, sino que sobrevendo. Pero si no fuese por toda la gente que me apoyó y me ayudó, se me hubiese hecho muy difícil lograr lo que logré.

CP:- Considerando esto, ¿Cómo crees que te ve la gente?
LC:- Supongo que me quieren, al menos la mayoría. Como te dije antes, no todos pensaran igual pero esta muy bueno tener por ejemplo más de 600 contactos en Facebook, casi todos del poker, y muchos que no conozco personalmente, que me envían mensajes de apoyo casi a diario. Eso está muy bueno, me llena mucho.

CP:- ¿Y en las mesas? ¿La gente se banca tu humor?
LC:- Antes era re atrevido. Creo que la experiencia me hizo ser un poco mas persona. Antes era un desastre, muchas veces me desubiqué. Pero era un pibe, recién arrancaba, y algunos lo tomaban bien y otros mal. Hoy trato de no ser pesado ni nada, pero el buen humor siempre está presente.

Los amigos son una de las grandes pasiones de Peluca, que dice ser adicto para todo lo que le gusta. (Foto: Nicolás Ponce)

CP:- ¿Crees que esa experiencia llevó a una maduración que te permitió dar el salto?
LC:- Muchos dicen eso, pero yo no sé si es maduración o qué. Creo que en algún momento se tenía que dar con tanto esfuerzo metido. Pero puede ser maduración la palabra, seguramente es esa. Así como uno estudia, te vas dando muchos golpes y vas aprendiendo a hacer las cosas bien.

Para ser bueno en el poker no solo hay que saber jugar, si no también entra la parte de administración y la «CABEZA», que es una de las cosas más importantes. Ahí es donde yo fallaba. Y me sigue costando revertirlo, pero influyen los consejos, las experiencias y uno así va madurando.

CP:- Hablando de tu maduración, ¿Cómo empezaste con el poker?
LC:- Una vez mi hermano vino con un amigo y empezaron a jugar poker cerrado y me gustó. Después empecé dando cartas. Ahí si era bueno en serio. Repartía cartas en lugares privados. Me gustaba el juego y usaba eso para prender y ganarme unos mangos. Le miraba las cartas a todos pero como era bueno en serio y daba rápido nadie me decía nada. Igual siempre me gustaron todos los juegos de cartas. El chinchón, el truco, la escoba, tute… todo. Siempre me di maña para las cartas; antes del poker jugaba al truco por plata. Creo que no voy a tener un futuro muy distinto al de Stu Ungar.

CP:- De estudiar ni hablar ¿no?
LC:- jajajajaja. ¿Y de laburar? Siempre destaco y le digo a todo el mundo cuando en el casino aparece un viejo jefe mío, que que fue la única persona que me vio laburar al menos por un año y medio. Cada vez que va se entera todo el mundo porque nadie me cree.

CP:- ¿De qué laburaste?
LC:- En un mayorista, hacía de todo porque era amigo de la familia. Repositor, vendedor, comprador, de todo…

CP:- ¿Te acordás de tu primer torneo en vivo?
LC:- ¡Si! Hice backback en unos torneos que organizaba Rodo. Torneo de 100 pesos. Fui por primera vez y gané, y a la segunda, torneo OMAHA, los pasé por arriba, los humillé. Rodo se preguntaba ‘¿Y este quién es?’.

CP:- ¿Qué esperas para este fin de año y quizás, abriendo un poco más el panorama, para los próximos años?
LC:- Espero poder terminar el año coronándome campeón del ranking de Madero, en el que estoy primero. Y para los próximos años poder al fin conocer Las Vegas, un sueño que todavía no cumplí.

CP:- ¿Qué te falta para ser campeón de un torneo?
PC:- ¡HUEVOS! Igual, el del Conrad no lo quise ganar porque mirá cuando alguien me pregunte qué ganaste, que algún pro me pregunte, y yo le diga… el CONRAD HYPER MEGA TURBO. Me da vergüencita, por eso no lo quise ganar. Me quedo mejor con la de, ‘Yo gané el 109 en PokerStars’.

¿Quieres enterarte primero de todo lo que sucede en el mundo del poker? CodigoPoker te brinda la mejor información minuto a minuto en tu social media. Síguenos en Facebook, Twitter, Youtube y Google

Los comentarios están cerrados.

NOTICIAS MÁS LEIDAS Presentadas por